Contáctenos al +598 2409-6456

CONGRESO del PIT CNT: INTERVENIR EN DECISIONES ECÓNOMICAS de GOBIERNO, CON EL PODER DE LA DEMOCRACIA SOCIAL.


Editorial.

El pueblo uruguayo en toda su historia social, por tradición y derecho democrático, vive muy intensamente los acontecimientos mundiales, representando una maduración como sociedad que se siente participe de la historia universal de la humanidad. El 1° de Mayo de cada año es una conmemoración que unifica la historia de la lucha de clases con los sentimientos en la clase trabajadora del mundo, en aliento al análisis sobre procesos y acontecimientos más lejanos, o recientes, se procura de proyectar la construcción de los tiempos por venir.

El Manifiesto del 1° de Mayo de la IV Internacional (leninista-trotskista- posadista) que publicamos, nos conduce a no insistir sobre la realidad política mundial y latinoamericana, sino desde el campo de la perspectiva de la humanidad como género y sociedad actual, sus contradicciones y antagonismos, como también el enorme valor concentrado que se expresa en la capacidad de los trabajadores y la rebelión de las fuerzas productivas, generados por el trabajo humano, no por el “capital abstracto” de los, por ahora, dueños del poder dentro de la sociedad capitalista.

La economía nacional capitalista resulta dependiente de un mundo exterior dominado aún por las empresas trasnacionales y sus organismos internacionales y nacionales. Dominio político, con dirección específica con que el imperialismo, en todas sus formas, interviene y exige decisiones sobre la vida de las naciones y los pueblos. Resulta esencial –este año en que se procesan y realizan Congresos de la central obrera y del Frente Amplio –incorporar la más amplia democracia social, derecho de propuesta para todas las tendencias, para desenvolver los debates en base a un método que permita un diagnóstico de la realidad que permita trabajar, revisar -de cara a la realidad del país y el mundo- las propuestas, el programa vigente.

En nuestra opinión, deberemos aprobar un nuevo programa, ajustado en tiempo y espacio, que responda a la necesidad del desarrollo integral, armónico de la nación, de la población de todo el país, sin territorios y zonas urbanas donde, a pesar de los programas sociales en aplicación, se mantiene la exclusión social con todas sus violentas consecuencias.

En síntesis como parte de 3 Gobiernos nacionales del Frente Amplio el PIT CNT y los Sindicatos han jugado un rol fundamental en los progresos alcanzados dentro de un Estado, al que hay que continuar revolucionando desde su interior. Con política de inclusión y participación social, como parcialmente lo hace el mismo Poder Ejecutivo por iniciativa del compañero Presidente Tabaré Vázquez. Una acción positiva, aunque creemos insuficiente para enfrentar y derrotar a las fuerzas reaccionarias internas, y a la presión del imperialismo que quiere derrotar la experiencia progresista de los Gobiernos progresistas. Nosotros, desde 1994, propusimos “El FA al Gobierno y el PIT-CNT al Poder” no en oposición destructiva sino como objetivo del ejercicio de control de los trabajadores a un Gobierno que los debe representar.

La discusión abierta en los sindicatos hacia el Congreso del PIT-CNT no se resuelve bien excluyendo al Frente Amplio del bloque social de los cambios, sino integrando a los trabajadores organizados a las decisiones del Gobierno. Porque el que encabeza Tabaré es nuestro Gobierno, con todas sus contradicciones, cuando a su vez libra un combate externo, también interno, para no caer cediendo a la presión que desnaturalice el objetivo con que una parte mayoritaria de la población le da su confianza social a través del voto. Una condición que se debe y puede elevar a la realización de planes conjuntos donde el papel de los sindicatos y el PIT-CNT sea parte integrada del trípode entre Gobierno, Frente Amplio y trabajadores, en un sólido Frente Único Social. Que por otra parte ha sido y es la única base real de sustento de los Gobiernos nacionales del Frente Amplio, con el que ha logrado sostenerse electoralmente, haciendo frente al constante asedio, sabotaje y presión de los factores económicos nacionales y externos, que procuran su derrota.

El curso social – creemos – viene madurando el 4° Gobierno Nacional consecutivo del Frente Amplio. Comprendemos que la dependencia del comercio y vínculos regionales condicionen decisiones de nuestro Gobierno, sea aceptando el impuesto político de la exclusión de Venezuela o la imposición de empresas trasnacionales inversoras como UPM. En contrapartida es necesario desenvolver la capacidad y poder de decisión de los trabajadores organizados sin Ministros representantes de Cámaras empresariales, que a la primera crisis importante, saltan la tranquera, dejando como herencia, por ejemplo, una mala Ley de Riego que parte en dos el bloque social de los cambios.

Las experiencias en el mundo y la región muestran que no existe “apoliticismo sindical” como tampoco “apoliticismo electoral”, una política de los “agua tibia”, que de fondo se transforman en el mejor aliado objetivo del sistema capitalista. La abstención (3.5%) de una parte de Partidos de izquierda en la Argentina, favoreció la elección de Mauricio Macri a la Presidencia, a la que llego con 1 %. No basta luchar, no es suficiente la movilización, no basta presionar al Gobierno o las patronales con la huelga, la ocupación. Tampoco es suficiente el apoyo crítico, junto al ejercicio de la presión del paro, la huelga. Por esta razón, los posadistas del POR, desde 1994, argumentamos “el Frente Amplio al Gobierno el PITCNT al Poder” como estrategia política de doble poder. Que no iba, que no va contra nuestros Gobiernos, sino para defenderlos, blindarlos, con al apoyo y el poder de los trabajadores, enfrentados al puñado de capitalistas que presionan con el valor de sus “sacrosantas inversiones económicas”, las que terminan siendo una herramienta política de los sectores reaccionarios.

EL CAPITALISMO, EN ESTE TIEMPO, NECESITA EL PODER ECONÓMICO Y POLÍTICO DE LA NACIÓN, EN SUS TRES PODERES

El movimiento sindical – en nuestra opinión – debe volver a discutir el programa de nacionalizaciones, estatizaciones, control obrero, control social, sobre ramas esenciales de la economía. Porque sin decisiones que cuestionen la concentración de la propiedad, riqueza, no abra una superior distribución social, no existirá crecimiento de la ocupación, los salarios y las jubilaciones hasta hoy deprimidas. La compañera Vicepresidenta L. Topolansky apoyo la propuesta del PIT-CNT para disminuir horas de trabajo sin afectar el ingreso. También asegurar un ingreso mínimo a toda persona que no lo perciba, junto a cuestionar la legislación sobre herencias.

El Ministro del Interior afirma que resulta esencial para combatir la delincuencia, shocks de políticas sociales, de empleo y vivienda. Son pasos importantes para discutir e implementar desde la base de la sociedad, y donde los Sindicatos y el PIT-CNT tienen importancia concreta, poder de convocatoria. En el proceso nacional ha sido la función de los sindicatos ha intervenido como elemento político central para la defensa de los Gobiernos del Frente Amplio, como lo ha sido la implementación de lo mejor de todas las conquistas sociales, sindicales, económicas, alcanzadas en los casi tres Gobiernos del Frente.

En su medida, en una etapa muy combinada de intereses diversos, la composición de clases intermedias en la conducción del Frente Amplio y su Gobierno, resulta socialmente no el representante total, genuinode las necesidades e intereses de las masas explotadas. La dirección del Frente Amplio se unifica en la condena de uso abusivo de tarjetas corporativas o la inclusión de familiares en el Gobierno – por ejemplo – pero se niega a analizar el brutal abanico salarial que conduce a que Ministros, Parlamentarios, Intendentes, alta burocracia funcional, cobre 30 y mas Salarios Mínimos Nacionales. Lo que aun no siendo este la principal herencia económica del sistema capitalista a eliminar de la vida de la República y la democracia actual, indica si cómo se compran y negocian voluntades. También el papel de un Estado en transición, que no deja de ser capitalista en su estructura y funcionamiento aunque se sostiene en una base socialmente revolucionaria que vive, que siente “un Estado obrero en su cabeza”.

Es, entonces, que aparece la contradicción social y política en que unos acumulan riqueza, mientras cientos de miles hacen gato y zapato para sobre vivir. El proyecto y programa hasta ahora aplicado, ha producido un aggiornamiento del sistema capitalista en el país. Los Partidos del sistema – entre otras razones – perdieron para siempre su anterior hegemonía, trabados por disputas de intereses, para decirlo breve. En la estructura del Uruguay, una parte esencial con que se construye el PBI (Producto Bruto Interno) ya no piensa ni obra capitalistamente: esta es una conquista de la nación en su desarrollo y vida republicana.

Seria errado – y existen bastantes que se equivocan – de que la tarea del Frente Amplio comienza y termina en la modernización del sistema capitalista, aumentando la producción de riqueza, colocándole un segundo piso al agro con el riego (T. Aguerrre), distribuyendo un porcentaje de la riqueza entre los trabajador@s, de acuerdo a como les vaya en el baile al empresariado. Como lo muestra la actual situación regional e internacional, los problemas del Uruguay no son propiedad del país, sino causa y consecuencia del sistema capitalista mundial, que es el que fija quien vive y como se vive.

Cuando crecen los desocupados, cuando el trabajo en negro se mantiene, también la sub contratación – que admite trabajadores de 1ª y de 2ª en la misma empresa privada o estatal, cuando el SMN (Salario Mínimo Nacional) coloca al trabajad@r, junto a la línea de pobreza, se hace imprescindible poner en el centro del debate y resoluciones del Congreso obrero, la exigencia de un Salario Mínimo Vital y Mobil, junto a un plan de disminución de la jornada laboral, como forma única, lógica, para multiplicar los puestos de trabajo.

Es necesario abrevar en el viejo programa de la CNT que dio base para el programa fundacional del Frente Amplio. El Estado tienen un sin numero de Instituciones de cogobernanza social hasta ahora integrados solo con representantes de los empresarios, como el Inac, el Inia, los Institutos de la granja, la leche, el vino, etc. Proponemos que el Congreso del PIT-CNT apoye el programa histórico de la CNT, que proponía detener la succión de las exportaciones, estatizando, bajo control social obrero el Comercio Exterior.

Junto a Aebu impulsar planes estatales de vivienda, saneamiento, en todo el país, cortando de raíz con
prestamos-obsequios a las patronales. Proponemos que emprendimiento o empresa que cierre sus puertas, pase a ser administrado en forma conjunta por el Estado junto a los trabajadores organizados, asegurando el mercado para su producción, rompiendo la competencia internacional que nos invade con mercancías producidas a bajo costo, con mano de obra esclava.

Una política que se puede realizar en conjunto entre el Gobierno nacional del Frente, los
Sindicatos y el PIT-CNT.

Proponemos analizar y proponer que la central obrera acuerde con el Frente Amplio la participación de sus representantes en el Consejo de Ministros y otras responsabilidades de conducción del Gobierno y el Estado como preparación para que el Gobierno de la nación que continúe al que encabeza hoy Tabaré Vázquez sea parte el progreso alcanzado, profundizándolo, avanzando en la construcción de una nueva sociedad, en la que, sin duda, los Sindicatos y el PIT-CNT, tendrán una función central.

Montevideo, 15 de abril, 2018