Contáctenos al +598 2409-6456

A 103 años del nacimiento de J.Posadas


León Trotsky con André Breton en una salida de campo en Mexico, 1938.

 

En unos días se cumplen los 103 años del nacimiento de J.Posadas (Homero Cristalli), maestro y nuestro constructor y dirigente de la humanidad que continuó a plenitud a sus maestros: Marx-Engels-Lenin-Trotski. Poder comprender el valor de J.Posadas solo se logra completamente cuando el ser se desviste de todo ropaje de personalismo, egocentrismo, del feroz individualismo que, producto de miles de años de propiedad privada de los medios de producción y por tanto de vida de la humanidad, es una “patrón” de la vida social en que nace el individuo.

J.Posadas, obrero metalúrgico como Luiz I. “Lula” da Silva y como él en su juventud, trabajando en fábrica un balancín le llevó dos dedos; obrero del calzado después y dirigente sindical nacional del gremio, luchador social, socialista obrero, marxista-leninista-trotskista, después fundador del Partido Obrero Revolucionario (Trotskista) de Argentina y primer miembro Latinoamericano integrante de la IV Internacional (Trotskista) y dirigente de su Secretariado Internacional (SI) en 1947, y de allí en más un cuadro revolucionario de primera magnitud en la lucha mundial de clases. En la teoría y la práctica, en lo sindical y lo político, en la organización de la vida y del partido, J.Posadas no supo de descanso ni desmayos en su vida, sino de la permanente preocupación de ser, como dijo en un pensamiento profundamente hermoso, “un bien público de la Humanidad”. Y así construyó el partido y luego continuó la naturaleza profunda de la existencia del trotskismo vivo y su necesidad como parte del progreso de la humanidad en la construcción de la nueva sociedad. Esa de la que él no tenía ninguna duda era el futuro próximo de ésta.

J.Posadas no nace de un repollo ni es circunstancial su existencia, como muchos otros dirigentes de la humanidad vivos o que ya no están como él mismo. J.Posadas era una necesidad del progreso social y político en que el país entraba por esos tiempos de 1934 al 45 en Argentina, pero también en Bolivia, Uruguay, Chile, Brasil donde extenderá su obra creadora en la militancia material. Era la etapa del “peronismo de masas”, proletario, constructor de una nueva sociedad en que millones de “cabecitas negras” con la experiencia de lo mejor que había llegado en los barcos de la docta Europa, expulsados por anarquistas, socialistas, sindicalistas revolucionarios. De ese peronismo que “los mates teóricos” (decía J.Posadas) de la seudo izquierda en conjunto nunca entendieron y por el contrario se aliaron a la oligarquía y la reacción imperialista en la “Unión Democrática” de 1946, surge J. Posadas.

Sin ese curso de elevación y maduración de la lucha de clases, esa que en Argentina una capa del empresariado industrial sumándose al peronismo buscó desde adentro construir y conseguir la herramienta de poder político para ponerse el saco y la corbata y ascender a burguesía nacional. Sin ese curso, caracterizado por J.Posadas, como desigual y combinado, aplicando la teoría de don León Trotski acerca de “La Revolución Permanente”, sin ello, reiteramos, no habría podido darse un dirigente como él.

Esta una condición nada nueva en la historia ni de largo plazo ni reciente como fue la revolución Mexicana, la Rusa de octubre del 1917, en adelante. Esa que forjó a punta de unir pensamiento y acción a Pancho Villa-Zapata-Lenin-Trotski-Sandino y después tantos otros como Gramsci-J.Posadas-Mao-Fidel, “El Che” y más recientemente a Hugo Chávez-Lula-Evo-Kirchner, etcétera.

Por ello recordamos este el 103 aniversario de su nacimiento, porque es y sigue siendo una necesidad del progreso de la historia lo que J.Posadas desenvolvió en sus 69 años de vida, pero que dejó una obra teórica que aún no ha sido posible publicar ni en una décima parte como en la práctica organizativa en los partidos en muchas partes del mundo continúan su obra y también su lucha dentro de la clase proletaria de concepción de vida. Entendió como ningún otro después de don León Trotski, la necesidad de comprender y aprender del curso de la revolución rusa, china, cubana, etcétera. Previó el curso de la “regeneración parcial del Estado Obrero en la URSS” cosa que nos ha permitido a quienes lo continuamos entender el curso actual de Rusia y a su vez prever que “era solo un desvío transitorio los Gorbachov, Yeltsin y Cía, de la década de los 90 del siglo XX”. Por todo ello su desaparición física no paralizó el desarrollo de sus ideas como no anuló la función de la organización que el creó desde 1962 ante la deserción de la vieja dirección del SI de la IV Internacional y de la cual él mismo era parte. No dividió sino que la integró al curso de la revolución en el llamado Tercer Mundo, comprendiendo y apoyando a la revolución cubana, antes a China y desde 1945 al peronismo de masas y el 17 de octubre. Por eso J.Posadas sigue estando a 103 años de su nacimiento en el pensamiento objetivo del curso mundial revolucionario y es parte, de lo que calificamos desde 1988, como “EL SINCERAMIENTO DEL CURSO HISTORICO”.

Como todos los revolucionarios del mundo, y como dijo Thomas Sankara presidente de Burkina Faso, asesinado por el imperialismo francés, “podrán matarnos pero nunca lograran matar las ideas…” , Thomas Sankara, militar africano, que militó en las filas del posadismo y llegó a publicar en su país el libro de J.Posadas: “Del Nacionalismo al Estado Obrero”, J.Posadas muere para nacer miles de millones de veces en la lucha de los pueblos por su liberación social, política, económica.

J.Posadas nunca utilizó las ideas, las publicaciones ni la organización partidaria internacional para ofender o denigrar a otros, sea quienes fueran, políticos, religiosos, culturales, étnicos, etcétera. Siempre atacó con fuerza y convicción pedagógica, como luchador social, a los que denigraban la lucha política revolucionaria “rebajando el valor de ésta”, como solía decir. Porque esa solo era una válvula de escape pequeñoburguesa para desviar el sentido profundo de la lucha de clases, y cosa que acostumbran a hacer el capitalismo en todas sus formas.

J.Posadas soportó con estoica capacidad humana, cultural política la incomprensión de muchas de las direcciones de su época. Como así mismo se sintió comprendido e integrado por otras en sus progresos como género humano. El respeto cuya base era el sentirse comprendido que el proletariado peronista tuvo hacía J.Posadas, fue lo que llevo a J.D. Perón a dialogar con él polemizando con “ese muchacho al que conocí naranjo…” reconociéndole al mismo tiempo que su condición de marxista-trotskista no lo alejaba del curso del peronismo de la clase obrera, y por tanto revolucionario, en el que transitaba el Gral. Perón.

Hoy a 103 años de su nacimiento, quienes luchamos por continuar sus ideas y aplicarlas dentro del contexto mundial actual en estos tiempos y espacios, sentimos enormemente su ausencia física como también ABSOLUTAMENTE NOS SENTIMOS RESPALDADOS POR SU OBRA TEÓRICA Y FÍSICA QUE SON LOS PARTIDOS DE LA IV INTERNACIONAL (Posadista), sus publicaciones, pero fundamentalmente EN EL CURSO OBJETIVO DEL PROGRESO SOCIALISTA DE LA HUMANIDAD que el previó. Por ello recordamos con mucho amor comunista este su 103 aniversario.

J.Posadas, presente!!-